Voluntarios en Copiapó después del Alud

16 de abril de 2015

Los voluntarios de la Iglesia de Dios trabajaron en Copiapó. Después de que a fines de marzo de 2015 ocurrieran una serie de aludes en el norte de Chile. Entre las consecuencias, fallecidos, desaparecidos y un sin número de damnificados que vieron sus casas invadidas por el lodo. En este contexto la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial quiso brindar una mano de ayuda al prójimo, con el amor de la Madre. El corazón conmovido de los miembros después de ver las noticias hizo que rápidamente se movilizaran, con el propósito de llevar el amor de Dios a los afectados.

Voluntarios de la Iglesia de Dios en Copiapó

Voluntarios en Copiapó después del Alud IDDSMM

Unos 50 Voluntarios de la Iglesia de Dios de Santiago, Talca y Valparaíso se trasladaron hasta Copiapó. La campaña fue denominada “Ayuda al prójimo en Copiapó con el amor de la Madre”. El propósito era ayudar a los damnificados por el alud en dicha comuna. El trabajo coordinado con la municipalidad permitió seleccionar las casas que más ayuda necesitaban. La ayuda consistió principalmente en la extracción del barro y los escombros desde el interior de las viviendas. En algunas de ellas el barro llegaba hasta 1,5 mts. de altura. Por eso, para algunas familias era muy difícil la remoción. Las familias seleccionadas fueron principalmente las conformadas por mujeres con niños y/o adultos mayores.

Voluntarios en Copiapó después del Alud Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial

Voluntarios en Copiapó después del Alud Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial

Por ejemplo, la familia la Señora Julia Droguette, quien vive sola con su madre de 90 años. En el momento del alud fue rescatada por bomberos, ya que en su casa entro más de un metro de agua y lodo. Después del alud, la tarea de la limpieza era muy difícil. Ella manifestó:


“Esta ayuda es maravillosa, dentro de todo lo malo. Perdimos casi todo, pero estamos vivos. Uno agradece cualquier ayuda y más de esta gente que no tiene ninguna relación con uno. Me emociona mucho verlo, porque en realidad, no me conocen. Se que esta ayuda se canalizó a través de la municipalidad y estoy infinitamente agradecida”

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *